Leptospirosis en perros

La leptospirosis es una enfermedad que en los perros puede tener consecuencias muy graves si no se identifica y trata a tiempo. En este artículo del blog tenemos como redactor principal al especialista Michael Ortiz Médico veterinario de la UNMSM quien nos explica los aspectos más importantes de esta enfermedad la cual puede llegar a ser incluso mortal, por ello es vital conocer los síntomas y las medidas de prevención frente a la Leptospirosis canina.

Esta es una enfermedad de tipo zoonótica (que puede transmitirse entre animales y seres humanos) la cual es ocasionada por bacterias patógenas del género leptospira, que tienen una amplia distribución en todo el mundo. Los animales domésticos más comunes que son reservorio de este patógeno suelen ser las vacas, caballos, ovejas, cerdos y los perros principalmente.

Así mismo hay un considerable número de especies silvestres y de roedores como ratas o ratones que también la transmiten, siendo estos últimos los principales diseminadores de la enfermedad, debido a su condición de portadores asintomáticos (no presentan síntomas). Estos animales albergan a las bacterias en sus los riñones y la eliminan al medio ambiente en forma de orina, contaminando de esta manera el agua, suelo y los alimentos.

Leptospirosis canina
Medidas de seguridad para la Leptospirosis canina

La leptospirosis afecta tanto a humanos como a animales siendo el ser humano un hospedero accidental que adquiere la infección de forma directa a través del contacto con la orina y tejidos de animales infectados. Mientras que la forma indirecta puede darse a través del contacto en superficies lesionadas o heridas en fuentes de agua (charcos, lagunas, ríos), suelo o alimentos contaminados con leptospira, ocasionando esta forma generalmente brotes epidémicos.

Leptospirosis canina y felina

Es importante saber que, si tenemos mascotas en casa, la Leptospirosis puede afectar tanto a gatos como a perros, siendo estos últimos mucho más propensos en sufrir esta enfermedad, afectando principalmente a sus riñones e hígado.

El modo más habitual de contagio por parte de los perros es por la contaminación del agua estancada debido a la orina de un animal infectado (roedor o canino). El simple contacto de esa agua con cualquier herida que tenga nuestro perro o gato en la piel es motivo más que suficiente para contraer la enfermedad.

Nuestras mascotas experimentan síntomas de forma ascendente, estos pueden presentarse desde fiebre alta, vómitos y diarrea (que pueden contener sangre), ictericia (coloración amarillenta) como consecuencia de la alteración del hígado, orina oscura, deshidratación, insuficiencia renal aguda e incluso la muerte. Por ello debemos tener mayor observación con ellos y ante la percepción de algunos de estos síntomas acudir rápidamente al médico veterinario para su pronta evaluación.

Las medidas de prevención son necesarias para evitar esta enfermedad, las cuales deben estar orientadas principalmente a la protección de fuentes y drenajes de agua, así como los alimentos y la disposición adecuada de basuras y excretas Otro factor importante es el control de roedores y educación a la población para evitar bañarse en aguas estancadas, control sanitario en crianza de animales y sobre medidas de protección individual en situaciones de riesgo, cuya ejecución debe ser coordinada con las autoridades o instituciones competentes como las municipalidades distritales o regionales.

Si deseas conocer tips de cómo realizar paseos caninos con todas las medidas de bioseguridad, te puede interesar este artículo del blog.

Leptospirosis canina: tratamiento y prevención

A diferencia de las infecciones causadas por los virus, la leptospirosis por ser una enfermedad producida por bacterias puede ser tratada con diversos antibióticos según sea el caso presentado ante el personal veterinario.

El tratamiento que se enfoca en tratar los órganos afectados es muy importante, consiste principalmente en abarcar los aspectos de la rehidratación (mayor prioridad) teniendo en cuenta las concentraciones correctas de sales. Medicamentos para tratar los síntomas que se presenten como la diarrea, vómitos y dolor. Por último, tomas las medidas necesarias para mantener al perro aseado y cómodo, tener especial cuidado con las heridas expuestas ya que estas suelen ser una de las primeras vías de contagio.

Sabemos que la mejor medicina es la prevención, por eso es muy importante estar al día en las vacunas anuales de nuestros perros y gatos. Los perros suelen ser más vulnerables porque es parte de su naturaleza oler todo lo que encuentran y más aún en parques donde podemos tener focos de infección por Leptospirosis en algún charco o lugar con orines de animales infectados (roedores u otros perros infectados) ya que una de las vías de contagio son las heridas o fosas nasales en contacto con las bacterias.

Leptospirosis en humanos

En el Perú esta enfermedad se encuentra ampliamente distribuida, en el año 2018: 304 distritos reportaron al menos un caso. El Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades reportó que en 2018 la incidencia acumulada por 100 mil habitantes llegó a 8,7 (2785 casos confirmados, de los cuales 57 fueron de Cajamarca).

Los grupos exponencialmente más expuestos a contraer esta enfermedad son los agricultores, granjeros, médicos veterinarios, leñadores, personas que trabajan en el alcantarillado y personal militar. Mientras que, en el ámbito urbana y rural, los grupos poblacionales más expuestos son aquellos que trabajan o viven en condiciones precarias de vivienda, donde no presentan un saneamiento básico o están en contacto con fuentes de agua o suelos contaminados con orina de roedores infectados que presenten el patógeno.

En cuanto a los síntomas puede variar desde dolor de cabeza, sangrado, dolor muscular, escalofríos, enrojecimiento de los ojos y vómitos. Puede confundirse como un estado gripal o con meningismo, ictericia (coloración amarillenta) e insuficiencia renal, por ello ante cualquier evidencia de estos síntomas acudir rápidamente al establecimiento medico más cercano para su inmediato tratamiento. Otro factor preocupante es que también puede manifestarse como una infección que no presente mayores síntomas por lo que es muy importante despejar esta posibilidad ante la menor duda.

Referencias bibliográficas:

  • Seroprevalencia de leptospirosis y características asociadas en agricultores de arroz de una región tropical del Perú (2014). Disponible en este enlace.
  • Norma Técnica De Salud Para La Atención Integral De La Persona Afectada Con Leptospirosis (2012). Disponible en este enlace.
  • Identificación de Serogrupos Patógenos de Leptospira en Canes Domésticos (2015). Disponible en este enlace.

Muchas gracias por leer hasta acá. Si te gustaría que publiquemos más artículos como este o tiene sugerencias de temas similares, estaremos muy felices de leerlos, no olviden compartirlo en redes sociales.

¡Hasta la próxima!

Artículo elaborado con el apoyo de Michael Ortiz

Si te gustó el artículo, compártelo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Abrir chat
1
Más información
Hola, mucho gusto
¿Deseas conocer más de nuestro trabajo?